Migala

Migala – La increible aventura (2004)

Posted on Actualizado enn


migalaDespedida y cierre. Con este trabajo publicado por Acuarela, Migala echaba el cierre a su aventura después de 7 años y 5 discos brillantes y perdurables en el tiempo. En esta ocasión este “supergrupo” estaba compuesto por Abel Hernández (más tarde El Hijo), Coque Yturriaga (Emak Bakia), Kieran Stephen (Los Planetas), Nacho Vegas, Rodrigo Hernández, Diego Yturriaga, Jordi Sancho, Rubén Moreno y Nacho R. Piedra, contarón con las colaboraciones de Paco Loco a la grabación y al pedal steel, Xel Pereda (Llan de Cubel, Nacho Vegas, Lucas 15) a la mandolina y Pablo Toledo al violín.

Es un disco enérgico y sobre todo muy cinematográfico, una banda sonora de nervio con toques de post-rock y progresivos, sin abandonar esa nostalgia latente y esa cercanía por la música americana, aunque fuese a modo de pequeños destellos. Son 10 canciones donde combinan con maestría todo aquéllo con lo que convivieron a lo largo de sus experiencias previas. Una mezcla genial de música, imágenes, literatura y emociones. Un trabajo muy cuidado con el que dieron su adios, dejando el listón muy alto.

El disco venía acompañado de un dvd dirigido por Nacho R. Piedra con la colaboración del resto del grupo en el que se le daba una nueva dimensión a las canciones, cerrando el círculo virtuoso que representaba esta increible aventura.

spotify:album:6o2BWfX7IvpUkCGC1fFHPG

Migala – Arde (2001)

Posted on


Después del celebrado “Diciembre 3a.m.” y su continuación en “Así duele un verano”, el grupo de Abel Fernández (hoy El Hijo y antes también Emak Bakia) daba una nueva pirueta sonora con Arde, un disco que está envejeciendo como lo hacen los grandes discos, haciéndose poco a poco más grandes y relevantes.

El disco comienza con dos temas instrumentales con un toque western que puede sonar a homenaje del inmenso Pat Garret & Billy The Kid de Bob Dylan (con todas las comillas posibles, claro está), dos canciones con tonalidades ocres y viento pestoso al atardecer. Desde luego demuestran su comodidad en esta faceta, y como siempre el acordeón de Diego Yturriaga se muestra vigoroso y dulce, enérgico y pausado, todo a un tiempo.

A lo largo de todo el disco se muestra una tensión controlada, un aparente sosiego en el que se palpa un movimiento contenido intenso, pero sin embargo tamizado por un apacible descanso. Algo que podemos sentir en “Fortune’s show wof our last”, “Suburbian empty movie theatre” o “The guilt”.

Siguen sonando samplers y dialogos cinematográficos como venía siendo habitual, como en “Times of disaster”, “Primer tren de la mañana” o “Arde”, el tema que cierra el disco y que, después de tantos años y tantas escuchas, me sigue transmitiendo una intensidad realmente fascinante.

spotify:album:6MmLnx0AhWzzJkudhx4m6t