Manta Ray

Corcobado y Manta Ray – Diminuto Cielo (1997)

Posted on


Después de la colaboración entre Javier Corcobado y Manta Ray para el disco “Canciones del cine español (1896 – 1986)” publicado con motivo del Festival de Cine de Gijón, ambos quedaron tan satisfechos con la conexión entre ambos y el resultado final del tema “El crack” (tema central de la película homónima), así que se metieron en un albergue de Picos de Europa para componer este “Diminuto cielo”.

No hay dudas a la hora de identificar la aportación de cada una de las partes a este  trabajo, aunque por momentos el primero puede eclipsar a los segundos. Las letras son inequívocamente marca de Corcobado, mientras en la parte hay mucho de los Manta Ray de “Manta Ray” o “La última historia de seducción” tamizado por la fuerte personalidad de Javier. Son 11 temas en los que la muerte, el sexo, el amor y el odio están más que presentes, con apenas respiro a lo largo del disco inundándolo con una atmósfera opresiva por momentos (salvo en “Hoy no existo”,  “Luna” o “Gitanita”, por ejemplo).  Sin embargo, y fruto de las contradicciones que despierta el disco, se transmiten deseos oníricos a través de sus juegos sonoros. Por último, y quizás como guiño a la pasión que tienen por las bandas sonoras (algo que Manta Ray plasmaría más tarde en el experimento “Score”) cierra con su versión de “Getsemaní” de Jesucristo Superestar.

A pesar del contar con el apoyo -entre muchos otros- de Jesús Ordovás pinchandolo en su mítico DiarioPop (recuerdo sobre todo “Gitanita”), esta obra ha pasado bastante desapercibida…

spotify:album:5pBT5PPyUZNkQlGdTBULAF

Manta Ray – Esperanza (2000)

Posted on


Para mí el disco más completo de Manta Ray, publicado el 02/02/2000, día de esperanza (como anunciaba entonces Acuarela Discos, su compañía). Desde luego, se trataba de un disco muy cuidado en la presentación (formato digipack con una tirada especial de 2 CD donde acompañaba al disco un pequeño ep de 3 canciones inéditas, con un hide track descarte de “Score”).

En el disco vuelve a un poco a la senda del rock, manteniendo la influencia del sonido alemán ya mostrado en su disco anterior, pero endureciéndolo un poco dándole más protagonismo a las guitarras. Como apunte, se trata del primer disco sin Nacho Vegas que abandonaba definitivamente el proyecto para volcarse en su carrera en solitario (primero con la BSO “Verdá o consecuencia”, después don Diariu).

En este disco se encuentra “Soy quien no fui” (realmente redonda y completa, imprescindible), “If you walk…” (con un ritmo machacón de batería, samplers, un poco de distorsión… y la voz de Jose Luis García como contrapunto), y “Cartografíes (I. Mi, II. Última, III. Esperanza)” (11 minutos de paisajes sonoros que representa un enorme cierre para un no menos genial disco).

Manta Ray – Pequeñas puertas que se abren, pequeñas puertas que se cierran (1998)

Posted on


Segundo disco del grupo asturiano liderado por Jose Luis García y todavía con Nacho Vegas en la formación. No sé si fue coincidencia o la entrada de Frank Rudow (más tarde formarían Jose Luis y Frank el proyecto paralelo Viva las vegas) tuvo algo que ver en el cambio de sonido que experimentaron en comparación con su primer disco “Manta Ray”. Aquí se muestran mucho más electrónicos y experimentales, alejándose del sonido un tanto grunge, o por lo menos guitarrero, y acercándose a un sonido más alemán (con Kraftwerk como primera referencia).

Muchos efectos, mucho theremin, sintetizador y presencia de un bajo siempre potente (de Nacho Álvarez, que siempre llevaba la voz cantante en los conciertos), con interesantes desarrollos y sonido trabajado. Aquí se encuentran canciones que permanecerían en la memoria colectiva para el resto de su (ya finalizada) trayectoria: “Wide-o-blues”  (memorable su versión en el directo de Score), “Stars in your eyes” (en la que colabora Chris Brokaw), “Suspicion” (con la colaboración de Thalia Zedek) o la eterna “O.F. King” (o como la presentaba entonces Jesús Ordovás, la canción favorita del (entonces) presidente Clinton….).

En definitiva, un disco más que interesante que aportaba algo nuevo a la escena indie de finales de siglo…