2003

Sun Kil Moon – Ghosts of the great highway (2003)

Posted on Actualizado enn


Sunkilmoon - GhostsTras cerrar su aventura como Red House Paintes, y tras unos trabajos firmados con su propio nombre, Mark Kozelek inició una nueva aventura bajo el sobrenombre de Sun Kil Moon con este primer largo, “Ghosts of the great highway”.

En este disco se mantiene fiel a su estilo, de canciones lentas, de nostalgia, quietud, añoranza… quizás algo más pop, quizás algo más cercano a la tradición americana, pero en el fondo sigue moviéndose en los mismos patrones, algo que agradecemos los que nos mueven ese tipo de sentimientos.

Sí hay momentos realmente luminosos, como en “Carry me Ohio”; otras donde las guitarras se enfurecen y se afilan, “Salvador Sánchez”; o en las que el tiempo va discurriendo como arena entre los dedos, “Gentle moon”; incluso otros en los que se acerca al country-rock, “Lily and parrots”. Solamente “Doo koo kim” me sigue sin encajar después de tanto tiempo, y no es tanto por su duración (cerca de 15 minutos), sino por su lento desarrollo y monotonía -por mucho que se tome como un ensayo sicodélico- que termina por aburrir, y afea un poco el resultado final, aunque se termine por aceptar y asumir.

spotify:album:5KUtu3Jyp5SKIEhJb8NzQ0

Death Cab For Cutie – Transatlanticism (2003)

Posted on Actualizado enn


Se trata del GRAN disco de la banda de Washington liderada por Ben Gibbard. Si bien hasta la fecha se trataba de un grupo con un buen puñado de canciones que cabalgaban en el indie-rock americano, con buenos estribillos y guitarras algo sucias y con destellos de que podrían llegar más lejos, en este “Transatlanticism” realmente lo hicieron, alcanzando la cima de la creatividad y riqueza emocional.

El disco comienza con toda una declaración de intenciones, con “The new year” jugando con los cambios de ritmo y con un Ben Gibbard pletórico, adquiriendo un papel principal sin  regateos. Un puñetazo en la mesa que ya nos noquea e hipnotiza desde el principio. Sin embargo, a continuación llega el remanso de “Lightness”, donde todo se vuelve paz, sosiego y nostalgia, con unas guitarras cristalinas y un sonido de lo más limpio. Después llegará el single “Expo ’86” que nos recuerda a los DCFC que ya conocíamos y la única canción -desde mi punto de vista- prescindible y que desentona con el alto nivel del disco: “The sound of settling”.

La segunda parte del álbum es sublime. El tema central “Transatlanticism” es simplemente maravillosa, con un piano (que adquiriría mayor protagonismo en “Plans”) y unos arreglos que te llevan a otro nivel emocional (8 minutos memorables) en el que el estribillo se te queda grabado en el cerebro a fuego, la dulce “Passenger seat” donde el tiempo parece detenerse, la brillantez que se puede tocar en “Death of an interior decorator”, o el contrapunto enérgico de “We looked like giants” para volver a acurrucarnos en el regazo de la sensibilidad en “A lack of color”.

En fin, que se trata un disco repleto de buenos temas, con grandes estribillos, armonías vocales, un sonido limpio y cristalino, y con profundas relecturas que te mantienen enganchado durante una buena temporada.

spotify:album:5XGQ4L4XsTI3uIZiAfeAum

Camera Obscura – Underachievers Please Try Harder (2003)

Posted on Actualizado enn


En un momento en el que Belle and Sebastian publicaban “Dear Catastrophe Waitress” y rompían ligeramente con el pop cristalino, dulce y bien arreglado que habían hecho hasta la fecha, Camera Obscura se descubren en este segundo disco con un más que digno miembro de esa corte británica defensora del pop dulce y desenfadado, y con una imagen britpop, pero manteniendo en todo momento la distancia -eso sí- del sonido más ñoño y adolescente.

Los 11 temas que forman este trabajo son el viernes perfecto, un día soleado y fresco en el que todo puede salir bien. Se encuentran momentos de sosiego (“Suspended from class”, Teenager”), de alegría (“Keep it clean”, “Let me go home”), de nostalgia (“Your picture”, “Lunar sea”) e incluso de fiesta (“Number one song”). El juego chico-chica en las voces está más que compensado y equilibrado, dándole dinamismo y riqueza al conjunto, los coros son efectivos y adornan unas melodías ya en sí mismas eficaces, y los arreglos son sutiles con una importante presencia del órgano casi omnipresente.

Un disco para mover los pies y la cabeza.

spotify:album:5d9FNx7UMLgfiGQGXU19jh