1996

Belle and Sebastian – Tigermilk (1996)

Posted on Actualizado enn


La dulzura hecha música. Quizás sea uno de los discos más hermosos de los últimos años, quizás sea el mejor trabajo de este disco del grupo de Glasgow, pero si es necesario explicarle a un extraterrestre qué es la música pop, basta con ponerle este disco.

Desde el principio, el disco se convierte en una declaración de intenciones, “The state that i am in”, “Expectations” o “She’s losing it” vienen a decir de lo que son capaces de hacer, pop luminoso con excelentes arreglos de cuerda y viento. Una auténtica joya.

Todas sus canciones son auténticos himnos, manteniendo en todo el disco una gran altura y coherencia. Un primer disco al que le seguirían muchos otros buenos discos,  grandes ep, pero que nunca podrían retener la frescura, inocencia y ganas que este Tigermilk tiene. Una auténtica delicia para disfrutar con calma en días soleados.

spotify:album:5wqa3AIalAtzA7X9HIuAer

Anuncios

El Niño Gusano – El Efecto Lupa (1996)

Posted on Actualizado enn


Era 1996 cuando el grupo liderado por  Sergio Algora (después Muy Poca Gente o La Costa Brava) firmó uno de los himnos más populares del fenómeno “indie” de la década de los 90. “Pon tu mente al sol” se ha convertido en un clásico en el que cualquier recopilatorio de la época no puede faltar.

Aunque el disco contiene mucho más que ese single. Si ya habían demostrado en “Circo Luso” (Grabaciones en el mar, 1995) que se trataba de un grupo diferente a la hora de desplegar su imaginación y hacerla música, en este disco pudieron desarrollar su creatividad y darle la vuelta al pop español como un calcetín.

La calidad y originalidad de sus letras, los arreglos y estructuras de sus canciones hacen de este disco uno de los más sobresalientes de la música independiente española, de total vigencia a día de hoy. En aquella época solamente se les podía comparar con otros genios “inventores” como los galeses Gorky’s Zygotic Mynci.

Canciones como Pelícano, Conde Duque, Mme Dos Rombos, Y lo que digo 5 veces es verdad, Un viaje a la luna, o la misma Pon tu mente al sol, son un ejemplo de cómo se puede hacer pop en castellano luminoso y atractivo.

Se trata de un disco amable, animado y simpático, pero en ningún caso vanal o superfluo, sino que es un disco para tomárselo muy en serio.