Sadcore

Sun Kil Moon – Ghosts of the great highway (2003)

Posted on Actualizado enn


Sunkilmoon - GhostsTras cerrar su aventura como Red House Paintes, y tras unos trabajos firmados con su propio nombre, Mark Kozelek inició una nueva aventura bajo el sobrenombre de Sun Kil Moon con este primer largo, “Ghosts of the great highway”.

En este disco se mantiene fiel a su estilo, de canciones lentas, de nostalgia, quietud, añoranza… quizás algo más pop, quizás algo más cercano a la tradición americana, pero en el fondo sigue moviéndose en los mismos patrones, algo que agradecemos los que nos mueven ese tipo de sentimientos.

Sí hay momentos realmente luminosos, como en “Carry me Ohio”; otras donde las guitarras se enfurecen y se afilan, “Salvador Sánchez”; o en las que el tiempo va discurriendo como arena entre los dedos, “Gentle moon”; incluso otros en los que se acerca al country-rock, “Lily and parrots”. Solamente “Doo koo kim” me sigue sin encajar después de tanto tiempo, y no es tanto por su duración (cerca de 15 minutos), sino por su lento desarrollo y monotonía -por mucho que se tome como un ensayo sicodélico- que termina por aburrir, y afea un poco el resultado final, aunque se termine por aceptar y asumir.

spotify:album:5KUtu3Jyp5SKIEhJb8NzQ0

Airliner – The last days of august (2010)

Posted on Actualizado enn


A veces te encuentras con autenticas perlas por casualidad. Éste es el caso de este disco de Airliner, único trabajo publicado por este proyecto paralelo de Kristian Rosengren, guitarrista de Aerospace.
Es un disco realmente notable, en el que bajo una guitarra acustica, su tono susurrante y pausado, algún toque de teclados, y alguna harmónica desperdigada, se encuentra un fuerte carga de sensibilidad, nostalgia y honestidad.
Ese viento de “Nostalgia” (toda una declaracion, y uno de los momentos algidos del LP), el sosiego y la emoción contenida de “Trying to be clever”, o la harmónica de “Everything that’s you” son tres buenos ejemplos de todo lo que encierran estos “últimos días de agosto”.
Se trata de un trabajo puede que pequeño, puede que menor, pero igualmente delicioso, amable e irresistible, como estar contemplando las estrellas tumbado sobre la hierba en una noche de agosto, ideal para saborear en este tórrido mes que esta llegando a su fin.

spotify:album:4E31aphhzFvzOb88bH3dpv

David Picco – David Picco

Posted on Actualizado enn


Viajar es siempre una gran oportunidad para conocer otros paises, otras gentes y también otros sonidos. Siempre que puedo, me encanta entrar en esas pequeñas tiendas locales de discos regentada normalmente por algún melómano y hacerme con algún souvenir de un grupo o cantante de la zona del que jamás hubiera oído hablar.

Éste es el caso de David Picco, compositor canadiense nacido en Saint John’s  (la capital de Newfoundland). Aunque ya no reside allí (actualmente vive en Toronto) sí guarda grandes vínculos con su pueblo natal, donde ha grabado este álbum junto con otros músicos locales, incluido Jimmy Rose, que además de tocar la guitarra en un par de canciones, atiende en Fred’s a quien quiera charlar un rato de música. Allí me hice con este trabajo de pop melancólico y agradable, música hecha por el placer de hacer música, sin más pretensiones, ideal para disfrutar una soleada mañana de domingo mientras te tomas un zumo de naranja y un cafe caliente.

Se trata de un viaje por los sentimientos de David, desde la nostalgia de abandonar su St. John’s, el amor, las pérdidas… grabado durante una estancia de 3 días en la capital de Newfoundland

Canciones como “Not for long”, “You got my word” o “True & Beautiful”, con la steel guitar deslizándose entre los dedos, ya forman parte de mi banda sonora personal de aquel viaje en el verano de 2011.

 

Red House Painters – Old Ramon (2001)

Posted on


Gran despedida para un gran grupo. Quizás uno de los discos más “luminosos” (siempre serán Red House Painters, con la voz de Mark Kozelek que siempre sonará a medio gas y con tiempos medios que inundarán el disco). Este disco es como una película francesa en la que el desarrollo es agradable y sosegado, sin que apenas haya nada que te pueda distraer, que te va envloviendo sin estridencias, pero que al final te deja un gran sabor de boca y que invita a acompañarte durante mucho tiempo.

El comienzo del disco me parece de lo más logrado de su carrera (y no es fácil, teniendo trabajos en los que habrían “Cabezón”, “Grace Cathedral Park” o “”Have you forgotten”), con una Wop-a-din-din (dedicada al gato de Mark), Byrd Joel (magnífica y radiante, que por poco habitual aún la hace más vibrante), para pasar al largo desarrollo de “Void” (que te mece como una canción de cuna). Después vendrían “Michigan” o la emocionante “Smokey” (todavía recuerdo la versión ofrecida en el FIB2001, en un concierto inolvidable con un calor axfisiante), uno de los momentos cumbre del disco.

spotify:album:6ymiaY1itxj2EMBbucheJZ