Country rock

Zac Brown Band – Jekyll + Hyde (2015)

Posted on Actualizado enn


A disfrutarlo!

 

Anuncios

Dawes – Stories don’t end

Posted on Actualizado enn


Dawes_StoriesLa Americana Music Association apostó por ellos cuando fueron nominados a mejor banda emergente en 2012, o llegando al #3 en la lista de folk americana de la Billboard. No es extraño cuando descubres su maravilloso debut “Stories don’t end”.

Dawes suenan a unos The Band más electrificados o a Dylan o a Paul Simon. Haciendo paralelismos con bandas actuales, recuerdan a Midlake, a The Band of Heathens o incluso puede que a Band of Horses (menos eléctricos y afilados, eso sí). Buenas harmonías vocales, segundas voces y arreglos efectivos y una notable presencia de teclado que sirve de amortiguador y sostén, como en “From a window seat”, por ejemplo.

Este tercer trabajo de la banda de Los Angeles, con cambio de discográfica incluido, es una demostración de cómo conjugar un sonido compacto, la energía controlada y buenos músicos.

Una delicia para estas tardes de invierno.

Trampled by Turtles – Stars and satellites (2012)

Posted on Actualizado enn


Trampled_starsIndagando por revistas y blogs de música americana, este verano caí en el nuevo disco de una banda de Minnesota de la que -reconozco- no había oído hablar. Otro de mis grandes errores, ya que se merecen a este lado del charco parte del reconocimiento que sí tienen en los Estados Unidos.

Su visión del bluegrass algo más cercana a la cultura europea, con un barniz algo más country rock o progresivo. Desde luego su música no tiene el color sepia de Old Crow Medicine Show (y mucho menos de The Boxcars), ni incluso a los canadienses The Deep Dark Wood o los consagrados The Avett Brothers. El sonido de los Trampled by Turtles en este “Stars and satellites” se hace más cercano e inmediato, manteniendo -eso sí- ese aire acelerado y directo que, junto con la presencia del banjo, marca el estilo bluegrass. Canciones como “Midnight on the Interstate”, “Alone” o “Risk” (quizás la más genuina y pura de los 11 cortes que componen el álbum).

La edición del disco se completa con un disco extra que contiene las 4 canciones que fueron más votada por sus seguidores en la página web. Un gran regalo que corona un disco más que interesante.

Jason Isbell – Southeastern (2013)

Posted on Actualizado enn


Jason_southeasternSe trata de uno de los discos más celebrados de este 2013 que está a punto de abandonarnos. El último trabajo del de Green Hill, Alabama, y antiguo líder de Drive by Truckers, se ha encaramado a la cima de la Americana AirPlay Chart desde prácticamente su lanzamiento, y se mantendrá previsiblemente durante algún tiempo más.

Su southern rock con toques de country-rock de este Southeastern va ganando tras sucesivas escuchas, mostrándose más acústico que su anterior aventura, o incluso que en su anterior álbum grabando junto a 400 Units que tanto reconocimiento obtuvo, “Here we rest”, siendo nominado al mejor disco del año, mejor canción (con “Alabama Pines”, que finalmente se llevó el premio), mejor artista, y mejor grupo del año por la AMA en 2012,.

Ya la apertura, “Cover me up”, es toda una declaración de intenciones. Rompe de un plumazo con la electricidad mostrándose íntimo, frágil, sobrio. Traducción sonora de su portada. El disco transcurre por la senda nostálgica del paso del tiempo, de las cicatrices que van tatuando el cuerpo a medida que se superan batallas. Temas como “Stockholm” “Elephant” o  “Relatively easy” son buenos ejemplos de ello. La luz se deja entrever de vez en cuando, como ocurre en “Flying over water”, en el que asoma la energía y vitalidad que ya  le conocíamos, o más claro todavía en “Super 8”.

The Band of Heathens – Sunday morning record (2013)

Posted on Actualizado enn


Sunday_morningOtro de los souvenirs de Nashville fue el último trabajo de The Band of Heatens, una banda de Austin, Texas, que ya está convertida en celebridad y fenómeno de masas (en la Airplay chart de la AMA está en lo más alto desde hace semanas). Además, está mimada por la prensa musical (ver la crítica del disco en No Depression es un buen ejemplo) y después de varias escuchas, la verdad es que no es para menos.

Aunque su fuerte -y gran parte del mérito de su éxito, y el cuidado y fenómeno de distribución hace que pienses inmediatamente en The Grateful Dead- se basa en los directos, este disco (el cuarto disco de estudios) es un cocktail perfecto de rock, folk, country, blues, soul y gospel. No es raro que la cabeza se te vaya a The Jayhawks (de su primera época), The Band, The Beatles o incluso algún ramalazo de Teenage Fanclub.

El título es de lo más acertado; ese “Sunday morning record” haciendo referencia a esas músicas de café con leche (como decía a menudo Jesús Ordovás) un domingo por la mañana es una declaración de intenciones de lo que se encuentra en sus 11 cortes, todos ellos compuestos por Ed Jurdi y Gordy Quist (ambos guitarras y vocalistas principales). Canciones como Shotgun (parece un homenaje al Everybody’s talking) de Fred Neil, “Miss my life” (uno de los hits del disco), “Since I’ve Been Home” (con una guitarra y acompañamientos muy Beatle en “Blackbird”, por ejemplo), o en “Shake the foundation” y el cierre con “Texas” en el que muestran un toque más eléctrico, son sólo algunas muestras que rápidamente se cuelan en cualquier playlist dominguero…

Band of Horses – Infinite Arms (2010)

Posted on Actualizado enn


BoH-Infinite ArmsEn los últimos meses he podido disfrutar del último trabajo de la banda de Seattle Band of Horses, titulado “Mirage rock”, del que haré una reseña en breve. Sin embargo, y dado que en diversos medios se aclamaba tanto su anterior album, “Infinite Arms”, decidí tirarme a la piscina y hacerme con él sin tener más referencias. Únicamente su sonido cerca de The Jayhawks, reminiscencias de Neil Young y el country rock, o la vertiente indie-rock abanderado por Midlake, hacía que el riesgo estuviera más que medido. Y francamente, la apuesta fue ganadora.

Este disco tiene apariencias diversas, como armonías vocales en las que veo a Brian Wilson (“Blue Beard”), rock americano (“Compliments” o “Laredo”), o viajes al norte para enfundarse un sonido “Fleet Foxes” (“On my way back home” o “Infinite arms”); también momenos intimistas hermanados con The Pernice Brothers (“Evening kitchen”)

Quizás este trabajo sea menos eléctrico, con toques más pop que “Mirage rock”, pero goza de una secuencia muy bien ordenada y estructurada; el disco avanza sin sobresaltos con canciones muy bien engarzadas y con un discurso muy coherente y contundente.

spotify:album:08fkw9uDP2KET6cPIl74Xo

The Jayhawks – Hollywood Town Hall (1992)

Posted on


Jayhawks - hollywoodEl disco con el que todo cambió para este cuarteto de Minneapolis, capitaneado por Mark Olson y Gary Louris. En estas 10 canciones que contenía este álbum se recogía lo mejor de la música americana de los últimos 30 años, desde Crosby, Stills, Nash and Young, a la Creedence Clearwater Revival, los Eagles, o incluso (aunque más lejos) a los Byrds. Armonías vocales imposibles, melodías fulminantes, guitarras limpias y bien acopladas… y aroma a genuino rock americano.

Ya el comienzo es demoledor, con un “Waiting for the sun” que te atrapa y no te deja, con el que comprendes por qué se ha convertido en uno de sus himnos. Lo mismo ocurre más adelante con “Two angels”, con un estribillo efectivo y realmente redondo. “Take me with you (when you go)” es un genial contrapunto, con las guitarras y un tono muy Neil Young para cerrar la cara A y pedir con ganas darle la vuelta al plato para ver qué otras sorpresas depara este “Hollywood Town Hall”.

La cara B comienza con “Sister cry”, otro tiempo medio que mantiene el ambiente de amplios horizontes, carreteras desiertas y el viento agitando las ramas de los árboles, para llegar a otro de los clásicos del grupo “Settled down like the rain”, donde siguen mandando la guitarra, los juegos vocales y la melodía. Continúa con Wichita, el único tema en el que colabora el bajista Mark Perlman con Olson y Louris, con dominio de la guitarra sobre lo demás. Y finalmente nos acercamos con “Nevada, California” y “Martin’s song”, genial colofón para despedirnos de un increíble viaje a nuestra memoria.