Mes: mayo 2013

Future Pilot Aka – Tiny Waves, Mighty Sea (2001)

Posted on Actualizado enn


FPakaFuture Pilot Aka es el proyecto del músico indio afincado en Glasgow Sushil K. Dade, y este segundo disco (primero editado por Geographic) es una de estas pequeñas joyas que te encuentras de tanto en tanto trasteando por tiendas y catálogos…. en mi caso a través de aquella puerta al universo sonoro que era Discos del Sur.

Producido por Raymond McGinley (Teenage Fanclub), es una “xuntanza” de lo más granado de la escena escocesa de aquel momento, pasando a lo largo del disco gente como Isobel Campbell (Belle and Sebastian, The Gentle Waves, o ahora bajo su propio nombre), Norman Blake (Teenage Fanclub), Emma Pollock, Alun Woodward, Stewart Henderson y Paul Savage (The Delgados), Stuart Murdoch (Belle and Sebastian, Gold Help the Girl), Saul Davies (James), o Joe McAlinden, Jim McCulloch (Superstar). Con este panorama el resultado no puede ser menos que fascinante.

El disco es una visión de la música india (algo lógico a partir de las raíces de Dade) desde la música pop escocesa. Ya esa introducción de cuento que es “Maid of the loch” es una verdadera maravilla. Canciones como, “Darshan”, “Shree ram, jai ram” o “Om namah shivaya”, con esos versos repetidos a modo de mantra son un claro ejemplo donde en ese pulso ficticio se impone lo oriental.

“Ananda is the ocean”, “Witchi tai to” o “Beat of a drum” (que se publicaró en formato single de 3 canciones), tienen un aire más cercano y en el que las influencias de los colaboradores son un poco más evidentes.

En fin, uno de esos discos que son injustamente olvidados pero que están en un puesto importante de mi discoteca…

Migala – La increible aventura (2004)

Posted on Actualizado enn


migalaDespedida y cierre. Con este trabajo publicado por Acuarela, Migala echaba el cierre a su aventura después de 7 años y 5 discos brillantes y perdurables en el tiempo. En esta ocasión este “supergrupo” estaba compuesto por Abel Hernández (más tarde El Hijo), Coque Yturriaga (Emak Bakia), Kieran Stephen (Los Planetas), Nacho Vegas, Rodrigo Hernández, Diego Yturriaga, Jordi Sancho, Rubén Moreno y Nacho R. Piedra, contarón con las colaboraciones de Paco Loco a la grabación y al pedal steel, Xel Pereda (Llan de Cubel, Nacho Vegas, Lucas 15) a la mandolina y Pablo Toledo al violín.

Es un disco enérgico y sobre todo muy cinematográfico, una banda sonora de nervio con toques de post-rock y progresivos, sin abandonar esa nostalgia latente y esa cercanía por la música americana, aunque fuese a modo de pequeños destellos. Son 10 canciones donde combinan con maestría todo aquéllo con lo que convivieron a lo largo de sus experiencias previas. Una mezcla genial de música, imágenes, literatura y emociones. Un trabajo muy cuidado con el que dieron su adios, dejando el listón muy alto.

El disco venía acompañado de un dvd dirigido por Nacho R. Piedra con la colaboración del resto del grupo en el que se le daba una nueva dimensión a las canciones, cerrando el círculo virtuoso que representaba esta increible aventura.

spotify:album:6o2BWfX7IvpUkCGC1fFHPG

La Buena Vida – Soidemersol (1997)

Posted on Actualizado enn


soidemersolTercer disco de la banda donostiarra, aunque desde mi punto de vista es el disco donde encontraron la madurez y marcó de manera definitiva su sonido, integrado en el que se llamaba entonces Donosti Sound, que integraban con Daily Planet o Le Mans. Como siempre, el disco fue publicado por el sello madrileño Siesta records, que se caracterizaba por ese pop dulce y sosegado.

La voz de Irantzu Valencia sonaba en este trabajo un poco más grave y susurrante que en sus predecesores y sus canciones dejaron de lado su inocencia y algo ñoño por un pop más de salón, con unos muy logrados arreglos de cuerda que le daban a las canciones un notable poso a añejo y a nostalgia, sobre todo sabe a nostalgia.

“Buenas cosas mal dispuestas” es un tema de apertura realmente fantástico, dulce, arrebatador, delicado, ensoñador, y tierno, repleta de emociones que se mantendrán a lo largo del disco. En esta línea también están “¡Adiós muchachos!”, “Caminito del cielo”, “Verano”, donde combinan con maestría la nostalgia con la luminosidad, ese pop de cámara absolutamente arrebotador que toca el cielo con “Desde hoy en adelante”.

Jesus Ordovás lo tenía claro en los meses en los que pinchaba Soidemersol, comentaba entonces que se trataba de un disco para escuchar tomando un zumo de naranja los domingos por la manana decia, y realmente no le faltaba razon. Es una pequeña gran joya del pop nacional de la última decada, que a medida que envejece se sigue haciendo más grande y más maduro.