Mes: enero 2013

Gork’s Zygotic Mynci – Barafundle (1997)

Posted on Actualizado enn


Gorkys-barafundleUno de los grandes trabajos de la banda galesa lideara por Euros Childs, donde reina -como era costumbre en ellos- la imaginación, la libertad creativa, la fusión de estilos y la originalidad. En aquel momento escuchar un trabajo de Gorky’s era abrir las ventanas para que entrase una buena corriente de aire fresco y se cayeran etiquetas y poses artificiales. Eran así y lo mostraban de forma auténtica, honesta y sin pretensiones. Siempre alabados por la crítica, nunca llegaron a gozar de gran calado en el público, lamentablemente.

En este caso juntaron 16 canciones, casi todas ya en inglés, en el que viajan del pop más clásico, al folk, a la música medieval incluso, y acercamientos al country (en el que se centrarían más adelante, en The blue trees, por ejemplo). Mantienen sus personalísimos coros y la voz siempre cálida de Euros que te invita a subirte en su viaje psicodélico, lleno de flautas, violines, trompetas y sintetizadores.

Aunque el inicio del disco parece indicar que estamos ante un disco de rock con toques psicodélicos, pronto se va volviendo más lento, introspectivo, sereno. Canciones como “Sometimes the father is the son”, “Heywoodlane”, “Starmoonsun”, “Hwyl Fawr I Pawb”, “Better rooms…”, o el interludio “Cursed, Coined And Crucified” se buenos ejemplos de lo mucho y muy bueno que encierra esta playa galesa convertida en disco: “Barafundle”.

spotify:album:4gPAbPEWrnz3KmSvJJBS1f

Anuncios

Sun Kil Moon – Ghosts of the great highway (2003)

Posted on Actualizado enn


Sunkilmoon - GhostsTras cerrar su aventura como Red House Paintes, y tras unos trabajos firmados con su propio nombre, Mark Kozelek inició una nueva aventura bajo el sobrenombre de Sun Kil Moon con este primer largo, “Ghosts of the great highway”.

En este disco se mantiene fiel a su estilo, de canciones lentas, de nostalgia, quietud, añoranza… quizás algo más pop, quizás algo más cercano a la tradición americana, pero en el fondo sigue moviéndose en los mismos patrones, algo que agradecemos los que nos mueven ese tipo de sentimientos.

Sí hay momentos realmente luminosos, como en “Carry me Ohio”; otras donde las guitarras se enfurecen y se afilan, “Salvador Sánchez”; o en las que el tiempo va discurriendo como arena entre los dedos, “Gentle moon”; incluso otros en los que se acerca al country-rock, “Lily and parrots”. Solamente “Doo koo kim” me sigue sin encajar después de tanto tiempo, y no es tanto por su duración (cerca de 15 minutos), sino por su lento desarrollo y monotonía -por mucho que se tome como un ensayo sicodélico- que termina por aburrir, y afea un poco el resultado final, aunque se termine por aceptar y asumir.

spotify:album:5KUtu3Jyp5SKIEhJb8NzQ0

Nacho Vegas – Actos inexplicables (2001)

Posted on Actualizado enn


NVegas - ActosPrimer disco de Nacho en el que durante muchos años fue su sello discográfico, Limbo Starr (creado por Fernando Alfaro entre otros, quienes recientemente crearon el nuevo Marxophone, sello  en el que han publicado sus últimos trabajos), y que significó el pistoletazo de salida de una carrera sólida y progresiva, que haría una cada vez más importante legión de seguidores y un fuerte respeto de la crítica hacia este autor astur.

El comienzo del disco (dejando de lado su mesiánica portada) comienza marcando los pasos, un disco con aires western en su intro “Actos inexplicables” (salvando las distancias, y aún con cierto sonrojo recuerdo el inmenso “Pat Garret & Billy the Kid”) y más evocaciones dylanianas en “Al norte del norte”; después aterriza “Seronda”, una de mis temas favoritos de Nacho de siempre, que me suena a Leonard Cohen, con una melodía que está a la altura de sus letras deslizándose entre los dedos sin estridencias, absolutamente genial, pura magia. Después aparece “El ángel Simón”, canción dedicada a su padre fallecido, y donde la letra te atrapa y desgarra. “Miss Carrusel”, su primer hit (recuerdo cómo Chema Rey la pinchaba a menudo en su Bulevar), y que todavía sigue ocupando un lugar habitual en sus setlist. El tono intimista, reflexivo y desnudez continuan en “El camino”, “Sitios distintos” y “El callejón”, y únicamente surje la electricidad al final del disco, en “Blanca” y “Molinos y gigantes”, que puede ser un guiño al pasado (Manta Ray) antes de continuar su camino sin volver la vista atrás.

spotify:album:2FZ38qB4ND2MZK6qlrl1Ty

Explosions in the sky – Take care, take care, take care (2011)

Posted on Actualizado enn


Explosions-takecareHay discos que no sabes muy bien por qué pero que se quedan contigo una temporada concreta de tu vida y se unirán de forma inseparable para siempre. Aunque no sea un estilo que hayas explorado demasiado, ni hayas seguido a ese grupo a lo largo de su trayectoria, de repente aparece y ¡zas! se queda enganchado a tu vida.

Éste es el caso de “Take care, take care, take care” de Explosions in the sky. Son 6 cortes donde hacen un recorrido por distintos paisajes sonoros llenos de rabia contenida, de energía a punto de estallar, de  latente caos, pero también de amable calma tras la tormenta, de horizontes, espacios abiertos y de carreteras secundarias desiertas. Sus temas van desarrollando diferentes estructuras, al igual que las vistas desde la ventana de un coche, de forma gradual y guardando una misma naturaleza, como puede ser el caso de “Human qualities” o “Let me back in” o “Trembling hands”, las canciones quizás más sobresaliente de este álbum realizado por el cuarteto de Texas.

spotify:album:4lrd6mzglWeT4cSoP0iC1G

The Avett Brothers – The carpenter (2012)

Posted on Actualizado enn


Avett_Carpenter

Uno de los discos aclamados en la Americana Music Awards de 2012, la nueva entrega de los Avett Brothers coincide con mi descubrimiento de esta banda que tanto éxito tuvo con su precedente “I and love and you”.

Se trata de un disco de americana muy amable, sosegado, con ese sabor inconfundible a polvo y tardes soleadas, que dan las guitarras acústicas, los violines, chelos…. Es nostálgico y a la vez ensoñador, algo que me suele transmitir este tipo de música.

La primera parte del disco me parece demoledora, comenzando por “The Once and Future Carpenter”, precioso homenaje a la sinceridad y honestidad de estos músicos. También  “I never knew you”, una canción muy beatle por sus juegos vocales tan brit, o “February seven”, donde recuerda al McCartney más americano. También “Life”, que de tan hermosa casi duele, en un tema intimista donde las voces se encuentran apoyadas sobre unas guitarras y violines. La belleza siempre está en lo simple.

Por poner algún pero, me rompe demasiado el ritmo sus canciones más eléctricas, como “Paul Newman vs the demons”, o “Geraldine”, que no me terminen de encajar en el conjunto.

spotify:album:3zvxtXSdWY2JHkKmoIG3OG

Ray Lamontagne and The Pariah Dogs – God willin’ & The creek don’t rise (2010)

Posted on Actualizado enn


Ray - God willinEste disco lo asociaré inevitablemente a un lugar concreto, Saint John’s, y a un momento concreto, verano de 2011. Conduciendo mientras buscaba algo de música en alguna de los cientos de emisoras de radio canadienses que se podían sintonizar… de repente, un banjo y una voz clara con un toque rasgado que me resultaba vagamente familiar; era “Old before your time”, tema que se incluía en este “God willin’ & the creek don’t rise” que Ray había publicado un año antes.

Rápidamente me hice con este disco, descubriendo que había muchas más joyas que aquella canción que fortuitamente había encontrado.

El disco transcurre por caminos nostálgicos, lánguidos y sosegados, quizás la excepción es el tema de apertura “Repo man”, con un riff que despista un poco y que puede crear una idea algo equivocada de lo que vendrá después. Ray presenta su voz tan característica moviendose entre la batería y esas guitarras…

La dylaniana “Live rock & roll and radio” es otra de las maravillas que esconde este álbum y que se merece pasar a un primer plano, gracias a esa pequeña (y a la vez tan grande) composición.

spotify:album:7uDlfwN1xFTRvTffXYPHM9

Katerine – Robots après tout (2005)

Posted on Actualizado enn


katerineKaterine es un personaje realmente curioso. Philippe Blanchard siempre ha ido por libre y no le ha ido nada mal. Con sus letras bizarras y estrambóticas, junto aun estilo electrónico ochenteno y desenfadado, Philippe dio mucho que hablar en 2006, y no solamente por su estética, llegando a ocupar portada en un número de la revista de Les Inrockuptibles mientras estaba en el país galo. Así que con el precedente de su anterior “8ème ciel”, me hice con este “Robots après tout”, o una revisión del retrofuturismo a partir de una óptica un infantil. En este disco es capaz de cantar a los granos de arena, botas de piel de cerdo, al lujo, a los números y a la administración…

El inicio del disco es de lo más representativo, con la enérgica “Êtres humains” y “Borderline”, a partir de las cuales van apareciendo las obsesivas “Le train de 19h” o “Après moi”, el cachondeo de “100% VIP”,  de “Louxor j’adore”, o de “Qu’est-ce qu’il a dit?”.

Katerine es diferente, tal y como se puede comprobar en este “Robots après tout”, un trabajo histriónico, burlón y desenfadado que no deja indiferente.

spotify:album:4GYorAwPaJW3Gsq3vEMPp8